Red de Oración de Septiembre de 2015-25° Aniversario del Martirio de Agustina Rivas, RBP

vela encendidaEl 27 de septiembre conmemoramos el 25 aniversario del martirio de nuestra Hermana María Agustina Rivas López, asesinada por el grupo terrorista Sendero Luminoso, en la Florida, Selva Central de Perú.

¿Quién fue “Aguchita”, como la llamamos cariñosamente? Nació un 13 de Junio de 1920, en Coracora, Ayacucho. Sus padres los esposos Dámaso Rivas y Modesta López. Es en este hogar ayacuchano donde interioriza el valor de la justicia solidaria y aprende las virtudes cristianas, junto a sus diez hermanos.

En 1942, decide entrar a la Congregación del Buen Pastor. El 8 de febrero, hace su primera profesión. Desde entonces, vivió con fidelidad inquebrantable su compromiso con la Persona y la misión de Jesús Buen Pastor. Vivenció plenamente el carisma de misericordia en su vida comunitaria y apostólica.

De 1970 a 1975 acompañó a las Hermanas Contemplativas. Agustina fue para ellas una excelente y abnegada enfermera, un apoyo, un recurso frecuente y fraterno.

Luego, en su contacto con jóvenes y niñas en el apostolado, se dio con su habitual abnegación; ellas como todas las personas que compartieron con ella, la encontraron sencilla, alegre y llena de bondad.

En 1986 forma parte de la comunidad del Noviciado. Su testimonio de vida fue un factor importante en la formación de las jóvenes.

Llegamos a la última etapa de su vida, la que puso en evidencia toda su riqueza personal y su opción por los pobres, en su Misión en La Florida – Vicariato de San Ramón.

La Congregación había asumido allí un Proyecto de Promoción de la Mujer dirigido a la joven y mujer campesinas y de las zonas nativas, las más pobres del valle.

La situación fue tornándose muy difícil debido a la presencia de grupos subversivos en el valle de Yurinaqui. Permanecer allí era para la Congregación un fuerte desafío, con dos alternativas: o abandonar el rebaño, o ponerse en riesgo constante de “dar la vida” por Él. Las hermanas optaron por lo segundo. Aguchita, pese a su salud quebrantada, siguió fiel a su opción, en absoluta coherencia.

Hasta que el 27 de setiembre de 1990 el Buen Pastor le hizo su último llamado, le dio el privilegio de ofrendar su vida, junto al rebaño. Fue asesinada por Sendero Luminoso, junto a 6 personas del lugar.

Tenemos en ella una santa mártir. Aguchita nos mostró el Evangelio durante su vida, a partir de su muerte nos sigue evangelizando con la fuerza radical de las bienaventuranzas.

Hoy, le pedimos nos ayude a entender lo que significa ser artesanos de paz con justicia en nuestro Perú y el mundo y a tomar conciencia del alcance de nuestra entrega “hasta la muerte”.

Ir a este enlace para leer la reflexión completa y oración: http://www.buonpastoreint.org/downloads/index/137 

Advertisements